1 de agosto de 2015

Après la petite mort


Si amar es sentir mariposas en el estómago, perder es verse devorado por cientos de ellas, es sentir pudrirse el corazón, congelarse las venas y taparse los poros. Si amar es darlo todo, perder es querer que todo te quiten menos lo que no tienes, es nunca tener suficiente pese a tenerlo todo, porque todo es poco cuando nunca tendrás lo que te falta. Cuando llorar no alcanza, ni creencias ni valores te hacen entender lo inentendible o aceptar lo inaceptable, por inevitable que sea. La falta, un abismo desbordado de nada, un final interminable, la tempestad sin calma, un verso de una sola palabra, un cojo con tres piernas, una acepción que nunca muestra el diccionario, una canción cuyo título te empeñas en recordar pero nunca has escuchado, un invento. Egoismo, doloroso egoismo. Soledad en compañía. Madurez. Soledad, sólo soledad. Y ya está.

No hay comentarios:

Publicar un comentario